Bienvenido amigo, bienvenida amiga... En este blog no existen las fronteras, ni las diferencias,...

Bienvenido amigo, bienvenida amiga... En este blog no existen las fronteras, ni las diferencias,...
Nicaragua, Argentina, España, Panamá, Chile, Perú, México, ...

viernes, 2 de febrero de 2007

Así es mi vida.

Al anochecer, sola, sentada delante de la televisión pero sin mirarla, sumida en la reflexión de los sentimientos de tristeza que algunos seres queridos están sufriendo en estos momentos, surgen los cuatro primeros versos.
Casualmente levanto la vista hacia el televisor cuando están dando una noticia sobre la situación que se está viviendo en Sudán. Un país lejano, pero el sufrimiento de esas personas y la imagen de un precioso niño comido de moscas hacen que el dolor de mi corazón se acentúe mucho más y, casi sin pensar, mi mano coge el lápiz y empieza a escribir los versos siguientes.
Cuando amamos no sólo sentimos dolor o alegría por lo nuestro sino también por lo que viven los que nos rodean. Si ríen, reímos; si lloran, lloramos.
Así es la vida.
Así es mi vida.

TRISTEZA

Ilusiones frustradas,
dolor del alma,
puertas que se cierran
con la luz del alba.

Suspiros profundos,
ansiedades contenidas,
dolores que desgarran
el sentido de la vida.

Pensamientos ocultos,
deseos imposibles,
esperanzas perdidas
entre lágrimas tristes.

Se pierde la sonrisa,
se nubla la mirada,
se agudizan sentimientos
que duelen como llagas.

Sorpresas imprevisibles
que nos trae la mañana
y que irrumpen en la vida
como agujas afiladas.
(4-05-05)

3 comentarios:

Segoviana dijo...

Qué triste es este poema. Lamentablemente las situaciones tristes abundan por el mundo. Pero es bueno saber que hay personas que se solidarizan con el dolor ajeno.

Javier dijo...

si fueramos magos resolveriamos estas situaciones de un plumazo. nos queda dar gracias a las ONGs
y exigir a nuestros politicos que incrementen todo lo que fuera necesario las ayudas a estos paises (en vez de tanto despilfarro interno). un beso

Eduardo dijo...

La triesteza nos embarga al ver las injusticias que los hombres cometemos contra nosotros mismos. No podemos dejar de ver eso. Sufrimiento encontramos en todos lados. Tristeza la cruzamos a cada instante. Injusticia, es palabra cotidiana. Hambre, miseria, enfermedades...quienes ocacionan todo eso? y sobre todo,quienes pueden dar una solución a todo eso?
Nosotros mismos, el hombre mismo, si dejara su avaricia y codicia de lado y en vez de preocuparse por si una Multinacional genera más o menos dinero que otra, debería preocuparse porque los que estamos, estemos cada vez en mejor condición de vida.
Un abrazo.