Bienvenido amigo, bienvenida amiga... En este blog no existen las fronteras, ni las diferencias,...

Bienvenido amigo, bienvenida amiga... En este blog no existen las fronteras, ni las diferencias,...
Nicaragua, Argentina, España, Panamá, Chile, Perú, México, ...

lunes, 23 de febrero de 2009

A la flor del romero


Cuando era niña jugaba en la escuela a la flor del romero. Nos cogíamos de la mano por parejas y hacíamos una fila. Luego las últimas íbamos pasando por entre los brazos levantados de las parejas que estaban delante. Al terminar de pasar nos colocábamos las primeras y levantábamos los brazos haciendo un arco para que las otras pasaran.
Mientras haciamos este juego íbamos cantando la cación de "A la flor del romero".
En casa tenemos varias matas de esta planta y ahora está florecida. Siempre que la veo con la flor me acuerdo de la canción y del juego.

A la flor del romero
romero verde
si el romero se seca
ya no florece
ya no florece
ya ha florecido
y la mata del romero
ya se ha perdido.


Son costumbres que no se deberían perder.
¡Y tampoco el romero!


2 comentarios:

Sabela dijo...

Me parece distinto ese romero al que veo por aquí, pienso que la flor es más pequeña y no tiene ese verde tan intenso, quizas un verde agrisado. Yo también jugué al Pasa mi si..., era de la misma forma pero se cantaba:

Pasa mi sí
Pasa mi sá
Por las puertas de Alcalá
la de delante corre mucho
la de atrás se quedará.

La de atrás se quedaba entre los brazos de las dos que estaban para pasar bajo ellos, te preguntaban qué preferías (cualquier cosa) naranja o limón por ejemplo y según lo que eligieras te ponías detrás de la que previamente lo había pedido, así quedaba una fila detrás de cada niña, se hacía una raya en el suelo y a tirar cada fila para un lado, la fila que pasara la raya perdía.
Volví a leer tu juego y efectivamente, no es igual, al que dices también se jugaba, pero sin cantar.
Esto ya me pilla un poco lejos, sin embargo "la niña que llevo dentro" se alegró al recordarlos.
Abrazos.

mila dijo...

La Nostalgia.... divino tesoro,que pena que nos olvidamos niños